¿Has escuchado hablar del “OJO SECO”?

¿Has escuchado hablar del “OJO SECO”?

Algunas personas no producen suficiente lágrima para mantener húmedo del ojo. Cuando esto sucede, se presentan síntomas como: ardor, comezón e irritación al exponerse al humo de cigarrillo. En ocasiones el lagrimeo excesivo también puede ser un síntoma de ojo seco. Los problemas para tolerar los lentes de contacto pueden ser ocasionados por este síndrome.

¿QUE OCASIONA EL OJO SECO?

Normalmente la producción de lágrimas disminuye con la edad. Los ojos secos son más comunes en las mujeres, especialmente después de la menopausia, pero puede ocurrir a cualquier edad en hombres y mujeres. El síndrome de ojo seco puede asociarse con la artritis y otras enfermedades del sistema inmunológico.

Algunos medicamentos también pueden ocasionar ojo seco al reducir la secreción de lágrima. Si estos medicamentos son necesarios, ésta condición de sequedad puede ser tolerada o tratada con lágrimas artificiales.

Otras de las causas más comunes son:

Infecciones oculares, (conjuntivitis, úlceras de córnea, etc.).

Factores externos o ambientales, (sol, viento, smog, uso de computadoras o lentes de contacto).

Medicaciones, (anticonceptivos, tranquilizantes, antidepresivos diuréticos y conservadores en general encontrados en la mayoría de las gotas oftálmicas).

Los cosméticos y las cremas de limpieza provocan irritación y alteran la lágrima normal.

Parpadeo: La acción de parpadeo esparce las lágrimas por la superficie de ojo, y las conduce hacia los lagrimales que desembocan en la nariz y la garganta. Si este mecanismo se altera por algún factor puede provocar ojo seco.

Envejecimiento: El envejecimiento provoca cambios físicos y hormonales que conllevan a la reducción de la producción lagrimal.

Tratamiento:

El tratamiento básico es el remplazo con lágrimas artificiales las cuales deben ser prescritas por el oftalmólogo. Estas se pueden utilizar tantas veces como sea necesario.

Otro método es el conservar la lágrima que es producida de forma natural para mantener la humedad de los ojos. Los puntos lagrimales pueden ser bloqueados con tapones de silicón por su oftalmólogo para mantener húmedo  su ojo por un período más largo de tiempo. En ocasiones el oftalmólogo puede realizar una pequeña cirugía para cerrar estos puntos.

El ardor y comezón que pueden aparecer en los ojos por la mañana pueden tratarse con la aplicación de ungüento antes de dormir, el cual debe ser prescrito por su oftalmólogo.

 

Visión Laser San Luis