Signos y tratamiento del cáncer de mama en la actualidad

Signos y tratamiento del cáncer de mama en la actualidad

El cáncer de mama es una enfermedad heterogénea, por lo que existen varios tipos diferentes de este tipo de cáncer, aunque generalmente se resumen en dos grupos: las lesiones precursoras y los carcinomas invasores o infiltrantes.

En el caso de las lesiones precursoras, se debe hacer una distinción en el carcinoma ductal in situ o intraductual, que puede suponer el paso previo a desarrollar un carcinoma invasor.

Normalmente no tiene síntomas, y se manifiesta en forma de diminutas calcificaciones en la mamografía. Los carcinomas in situ no provocan afectación en los ganglios ni metástasis, y se tratan con cirugía y radioterapia, nunca con quimioterapia.

Por su parte, en el caso de los carcinomas invasores destaca el carcinoma invasor no especial, antes llamado carcinoma ductal infiltrante, la variante más frecuente y que representa 7/8 de cada diez casos

Cabe mencionar que cualquier carcinoma invasor de mama se puede clasificar en estos subtipos:

 

•            Tumores hormonales

•            Tumores HER2-positivos

•            Tumores triple-negativo

 

Manifestaciones clínicas del cáncer de mama

Las manifestaciones clínicas del cáncer de mama varían en función de su extensión y de su localización a nivel de la mama, así como de si existe o no metástasis a distancia.

En un principio, se creía que tras un periodo de crecimiento en el interior de la glándula mamaria, el tumor primario invadía los ganglios linfáticos locorregionales y posteriormente se extendía por el torrente circulatorio a otros órganos. Sin embargo, a día de hoy se conoce que el cáncer de mama puede desarrollar una metástasis sin que exista una afectación previa en los ganglios linfáticos.

En su etapa inicial, el cáncer de mama suele ser asintomático y normalmente se detectan por la presencia de cambios en la mamografía o al poder palparse un tumor en la mama.

El cáncer de mama es la segunda causa de muerte en mujeres en la actualidad

 

Signos y síntomas del cáncer de mama

Los principales síntomas y signos del cáncer de mama a nivel locorregional son los siguientes:

 

  • Aparición de una masa tumoral o de un nódulo: se trata del hallazgo más importante y frecuente. Es indoloro, y aunque la mayor parte de los nódulos son benignos, deben ser evaluados. Un nódulo duro adherido a la piel puede ser maligno, mientras que os blandos y que no crecen suelen ser benignos. A destacar los quistes y los fibroadenomas entre estos últimos.
  • Palpación de un ganglio axilar: a veces es el primer síntoma, aunque la exploración mamaria sea normal. Se debe ser cauteloso, ya que es sencillo confundir una lesión benigna no ganglionar con un ganglio. En contadas ocasiones, el cáncer puede manifestarse en forma de ganglio axilar sin aparecer un tumor a nivel primario.
  • Secreción por el pezón o telorragia: es clave saber si pasa en una o en ambas mamas, así como las características del líquido. Cuando la secreción es en una única mama y por un único orificio debe sospecharse de cáncer de mama. El estudio en estos casos es una citología, una muestra y una galactografía, una radiografía de los conductos de la glándula mamaria.
  • Inversión o retracción del pezón: aunque en ocasiones puede ser totalmente normal, puede ser el primer signo del cáncer de mama. Si existe un eccema en el pezón se debe sospechar de la enfermedad de Paget.
  • Cambios en la piel: la piel de naranja, signos de inflamación o de ulceración deben poner en alerta a la paciente sobre la posible existencia de un proceso maligno.
  • Dolor en la mama: está definida como la sensación de un pinchazo o de tensión en la mama. Es poco frecuente, salvo en casos avanzados.

 

Durante su evolución, el cáncer de mama puede diseminarse y metastatizar otros órganos. Y es que la metástasis es la evolución de un tumor hacia un lugar distinto.

La cirugía, la radioterapia, la quimioterapia, el tratamiento hormonal son los tratamientos más habituales para el cáncer de mama

Tratamiento del cáncer de mama

La cirugía, la radioterapia, la quimioterapia, el tratamiento hormonal y más recientemente las dianas moleculares, son los pilares básicos contra el cáncer de mama. En función de las características del tumor y de su estadiaje, se aplican distintos procedimientos.

 

Cáncer de mama localizado

 

  • Cirugía: es el tratamiento de elección inicial en el cáncer de mama localizado. Cabe destacar dos tipos de cirugía, la conservadora de la mama y la mastectomía.
  • El objetivo en los dos casos es el de extirpar completamente el tumor. En ocasiones, cuando el tumor no es palpable se puede realizar la cirugía de forma guiada por ecografía o con un marcaje.
  • Quimioterapia: se trata de un elemento complementario importante en el tratamiento del cáncer de mama.
  • Tratamiento hormonal: la terapia hormonal es importante en aquellos pacientes con tumores que tienen receptores hormonales, aunque no en aquellos que no los tienen.

 

Existen diversos tipos, y la elección de los mismos varía en función del tipo de cáncer de mama así como del estado menopáusico de la paciente.

 

  • Tratamiento con anticuerpos: entre un 15 y un 20% de los tumores de mama se puede administrar anticuerpos. Es en los casos en los que las pacientes presentan el receptor HER2. Generalmente el tratamiento se aplica durante doce meses y se comienza durante la quimioterapia.
  • Radioterapia: se indica en los siguientes casos
  • Tras una masectomía
  • En tumores con más de 5 cm de diámetro
  • Tras realizar una cirugía complementaria
  • Normalmente se aplica radioterapia complementaria sobre la mama restante

 

Su duración varía entre las cuatro y las siete semanas, y se aplica diariamente (salvo los fines de semana) durante unos minutos.

 

Cáncer de localmente avanzado

En este grupo se incluye pacientes con cáncer de mama con tumores mamarios grandes o con afectación ganglionar locorregional a distancia sin metástasis.

Cada vez más se utiliza el tratamiento preoperatorio con tratamiento hormonal o quimioterapia. Las pacientes con tumores de mama con positividad del receptor HER2 deben recibir también tratamiento con anticuerpos. Tras completarlo, se llevará a cabo la cirugía.

Cáncer de mama avanzado o metastásico

Normalmente, la intención del tratamiento en estos casos no es curativa, sino que trata de prolongar la supervivencia manteniendo la calidad de vida de la paciente. Antes de iniciar un tratamiento, se debe tener en cuenta lo siguiente:

 

•            Localización de la metástasis

•            Estado de los receptores hormonales y del receptor HER2

•            Síntomas de la paciente

•            Preferencias por parte de la paciente

•            Intervalo libre de la enfermedad

•            Estado de menopausia

 

En ocasiones se puede biopsiar alguna metástiasis para confirmar la recidiva y determinar el estado de los receptores.

Exciten diversos procesos, entre los que se pueden destacar la quimioterapia, los tratamientos con anticuerpos y la hormonoterapia.

En este caso, la cirugía está muy limitada, utilizándose únicamente en el tumor primario y cuando existe una lesión metastásica solitaria, en la que se puede llegar a conseguir una remisión completa. Por su parte, la radioterapia se utiliza para tratar el dolor en casos de metástasis en el hueso o cerebral.

Para más información sobre el cáncer de mama y su tratamiento, consulte con un especialista en Oncología médica.

Autor: DR. JAVIER CORTÉS CASTÁN